¿Por qué invertir en colecciones?

colecciones_¿Guardas todo lo que compras? Si tienes en casa un pequeño museo entonces realmente querrás conocer las características que le dan valor a tus colecciones. Sea cual sea el tema que más te apasione a la hora de conservar distintos objetos valiosos, es bueno instruirse un poco más acerca de las medidas que te ayudarán a preservarlos en buen estado, tanto libros e historietas como juguetes u otro tipo de parafernalia geek. Sigue leyendo para descubrir cómo lograrlo, ¡podrías hacer de este pasatiempo una gran fortuna algún día!

¿Por qué invertir en coleccionables?

Lo más probable es que tu colección esté creciendo no por avaricia, sino porque guardas una verdadera fascinación por alguna serie, historieta, saga, videojuego o cualquier personaje de culto. Lo que puedes estar ignorando, es que tienes bajo tu poder una serie de artículos que además de perpetuar el recuerdo de todo aquello que algún día estuvo a la venta en el mercado, podrían tener un valor inmenso en el futuro.

Probablemente ahora lo que menos pienses es en vender tus adorados objetos, pero recuerda que todos eventualmente envejecemos y empezamos a tener otras prioridades en la vida. Bien sea para poder retirarte, hacer una inversión importante o proveer un mejor porvenir a tus seres queridos, esa gran colección que tanto te esmeraste en conservar podría ser la respuesta. Hoy nos complace compartir algunas recomendaciones que te ayudarán a preservar el valor de estos objetos y tomar las decisiones acertadas para poder sacar de ellos una mini-fortuna.

Reglas básicas para conservar objetos de valor

Lo primero que se debe tomar en cuenta a la hora de preservar una colección es el ambiente donde se encuentra. Tanto el plástico como el papel se ven afectados por factores externos como la humedad, el calor o el frío en exceso. No es necesario tener un búnker o una caja fuerte para resguardar tu colección, pero algunas simples medidas deberían tomarse en pos de conservar cada artículo. Estas son algunas:

#1 Evita los sótanos o los áticos. En uno puede haber mucha humedad, y en el otro mucho calor. Lo ideal es utilizar un armario, el espacio debajo de una cama o un simple estante.

#2 Utiliza envases oscuros, preferiblemente sintéticos. Mientras menos luz natural o artificial reciban, mucho mejor podrán conservarse ya que de otra forma los tintes se decoloran, el papel se mancha o se cuartea y el plástico podría tornarse amarillento.

#3 Coloca tu colección lejos de elementos externos. Mantenla apartada de ventanas, puertas, paredes exteriores y, por supuesto, el piso, donde los objetos podrían estar expuestos a plagas, moho, lluvia, humo, fuego o sol.

Características que le restan valor a tu colección

Algunos detalles pueden parecernos triviales, pero no es así para los coleccionistas que algún día querrán comprar tus objetos. Además del correcto almacenamiento, también es importante que recuerdes poner cuidado en ciertas cosas que podrían restarle valor a tus coleccionables, como por ejemplo:

Un empaque abierto o en mal estado

Nunca olvides que si deseas revender juguetes o figuras de acción y ganar más dinero por ellos, deberás conservarlos en el paquete original sin abrir. Existen claras excepciones, como por ejemplo los videojuegos de arcade, y aunque esta medida pueda sonar un poco tonta (sobre todo cuando hablamos de algo que es precisamente para divertirse), en realidad ello podría hasta doblar el precio del objeto en un futuro.

Daños en la pintura o el tinte

Para preservar este material, recuerda mantener todo lejos de la luz y no utilices bolsas de plástico comunes en el almacenamiento. Los empaques herméticos que vemos en cualquier tienda están hechos para guardar comida, no para conservar objetos, es por eso que el ácido en ellos podría dañar o destruir la pintura a largo plazo. El papel se mancha y los juguetes o figuras de acción probablemente se tornen pegajosos. Evítalo utilizando bolsas de polipropileno, un material libre de ácido.

Manchas y/o Etiquetas

Nunca olvides remover la etiqueta del precio inmediatamente luego de adquirir el coleccionable. Utiliza un producto especial en casos difíciles y trata de que este sea de la mejor calidad, evitando manchas de grasa que podrían verse mucho peor.

Si tienes algunos juguetes en exhibición fuera de su empaque, recuerda retirarles las baterías, si no con el tiempo botarán ácido y arruinarán la figura para siempre.

Sea cual sea el material de tu colección, nunca olvides que mientras menos sean manipulados los objetos, mejor será el resultado a largo plazo. Esto se debe a varias razones: antes que nada, nos evitamos tener que lidiar con “manos torpes” que podrían dejar caer, estropear o doblar el artículo. Además, los aceites naturales de nuestro cuerpo alteran la superficie al contacto, sobre todo cuando se trata de cosas de papel como historietas, afiches o libros, por lo que todo aquel que quiera hojear deberá hacerlo estrictamente con guantes.

Conocer las características que le dan valor a tus coleccionables es algo que definitivamente valdrá la pena algún día, ¡puedes estar seguro de ello! Después de todo, muchos inversionistas pagarían lo que fuera por los productos mejor conservados. ¿Tienes alguna afición de este tipo?, ¿qué otra cosa nos recomendarías para cuidar estos objetos de valor? No dudes en comentárnoslo.

Acerca de 

Mac, PC, Android, Microsoft; inovación, entretenimiento; funcional o de cotorreo - toda la tecnología me apasiona

Ándale, comparte...Tweet about this on TwitterShare on Facebook2Share on Google+0Share on LinkedIn0

Santiago Costas

Mac, PC, Android, Microsoft; inovación, entretenimiento; funcional o de cotorreo - toda la tecnología me apasiona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *