Casas diseñadas para vivir en Marte

Tweet about this on TwitterShare on Facebook1Share on Google+0Share on LinkedIn0

Los primeros humanos que podrán vivir en Marte lo harán en una extraña “casa” diseñada por un científico latinoamericano. Pablo de León, ingeniero aeroespacial de origen argentino, ganó el concurso de la NASA que otorgaba 1.300.000 dólares a quien ofreciera el mejor prototipo de vivienda para la misión Marte.

vivir_en_marte_Radicado desde hace 20 años en Estados Unidos, Pablo de León nació en la provincia de Buenos Aires, en la localidad de Cañuelas. Luego de completar sus estudios de ingeniería en Argentina, siguió su carrera en Estados Unidos, país en el que se desempeña en su especialidad con prestigio.  Fue el primer argentino (y segundo latinoamericano) en volar en gravedad cero en el año 1997, a bordo del KC-135 de la NASA y lleva largos años creando trajes espaciales para diversas misiones. Es director del Space Suit Laboratory, que posee la NASA y con anterioridad ha sido colaborador de otras empresas relacionadas a la investigación en el campo espacial. Ahora el ingeniero de 50 años se muestra orgulloso de su proyecto, quizás un proyecto que hasta hace pocos años era solo una utopía.

La famosa casa marciana será construida con la tela especial que se utiliza para confeccionar los trajes espaciales de los astronautas. Una estructura desmontable de material inflable protegerá a los astronautas de las inclemencias del clima marciano y les proporcionará un ámbito donde trabajar, descansar y distraerse con las características básicas necesarias para la vida humana.

vivir_en_marte_1De León describe la casa como compuesta por cuatro camarotes con puertas, marcando la privacidad de las áreas íntimas. A eso se agrega lo que podríamos llamar los espacio tradicionales de cualquier vivienda como una cocina, con una mesa y sillas para cenar y/o reunirse, un baño compartido, con ducha y , por supuesto, un área para el trabajo científico y otra para recreación. También tendrá un invernadero donde los astronautas podrán cultivar plantas para reforzar su dieta, con ayuda de un suelo especial con nutrientes y fertilizantes, y unas luces LED (diodo emisor de luz). Todo estará climatizado y oxigenado para que los astronautas puedan vivir sin usar equipos especiales mientras estén en la casa.

vivir_en_marteEl tamaño de la casa será amplio: la zona de los camarotes tendrá  12 metros de largo, y las zonas de recreación e investigación, 15  metros cuadrados. La apariencia de la casa será la de un largo tubo al que otros tubos se añaden. Si pensamos que se propone una permanencia de cinco a ocho meses, la casa tendrá que resistir no sólo como albergue físico que los proteja del exterior sino también como realidad humana, como verdadero punto de referencia para aliviar las tensiones psicológicas que tan arriesgada situación conlleva.

En cuanto al transporte de los materiales a Marte, se  han programado de tres a ocho viajes no tripulados que se lanzarán dentro de 13 años. Los materiales serán depositados en la superficie marciana a la espera de la llegada de los astronautas. Cuando éstos lleguen deberán poner manos a la obra para construir la vivienda, que se calcula estará lista para usar en un par de horas.                     

vivir_en_marte_3La misión comprende varios desafíos para la ciencia. El transporte de los astronautas ya exige realizar un hecho prodigioso ya que hay que solucionar el problema de cómo mantener en marcha al equipo de astronautas durante tres años, conservando su salud física y mental durante el recorrido de la nave, que deberá cruzar 80 millones de kilómetros antes de llegar a su objetivo. Al llegar al planeta rojo, se comenzará a construir la casa en un ambiente que pasa de los 30 grados bajo cero en la noche hasta los 150 grados de calor en el día. La atmósfera no es respirable, la gravedad es un tercio de la que se experimenta en la Tierra y el nivel de exposición a la radiación es mayor que en nuestro planeta. Aun así existe  agua en la superficie marciana, hecho que podría alentar la colonización del planeta en el futuro y el aprovechamiento de este elemento para construir iglús, proyecto en el que de León también está inmerso.

El entusiasmo del ingeniero de León por las consecuencias de este primer viaje y estadía humana en Marte se sintetiza en sus palabras: “Si bien siempre están encontrando nuevos planetas con características similares a la Tierra, la distancia hasta ellos hace impensable que los seres humanos podamos llegar alguna vez hasta ahí”, afirma. Y agrega : “A muchos de nuestros descendientes les va a costar pensar que solamente la Tierra era donde existía la especie humana. Vamos a estar en Marte, tener bases permanentes en la Luna, en órbitas terrestres. En un futuro vamos a poder producir la comida más allá de la tierra. Esa será la llave para la colonización de los planetas”.

Acerca de 

Mac, PC, Android, Microsoft; inovación, entretenimiento; funcional o de cotorreo - toda la tecnología me apasiona

Santiago Costas

Mac, PC, Android, Microsoft; inovación, entretenimiento; funcional o de cotorreo - toda la tecnología me apasiona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *