Nueva nanotecnología a favor de la cerveza

Pocas veces escuchamos una relación cercana entre el alcohol y la tecnología, pues siempre se asocia a este líquido (vital para muchos) a la fiesta, la diversión y el fin de semana. De hecho, muchos lo satanizan debido al vicio que genera y todos los problemas que esto conlleva… pero esa es otra historia.

Hoy queremos demostrarte que sí, en efecto, existe una relación muy cercana entre el alcohol y la tecnología, o mejor dicho, entre la cerveza y la nanotecnología.

 

La parte aburrida

A nosotros tampoco nos gusta, pero es necesario para entender este artículo.

Existe algo que se llaman aminas biógenas, se trata de un grupo de compuestos que son muy importantes en la alimentación de las personas porque, ya que su origen se da en la descarboxilación de aminoácidos a la hora de que los alimentos se fermentan.

Por eso, estos compuestos se encuentran en abundancia en los vinos, en los quesos, en las carnes procesadas y sí… en la cerveza.

 

¿Por qué son importantes las aminas biógenas?

Simple y sencillamente porque ayudan al control de calidad de los alimentos. Si sales de fiesta y te tomas una buena cerveza con tus amigos es gracias a estos compuestos ya que el tipo y la cantidad de las aminas está relacionada con la calidad de los ingredientes usados para su fabricación.

Es decir, las condiciones sanitarias en que se produce, junto con la cantidad que aminas como la histamina, putrescina, cadaverina, tiramina o espermina, determinan la calidad entre una buena cerveza y una mala.

 

La parte interesante

Pues resulta que en España, la Universidad de Granada (UGR) puso a trabajar a sus investigadores en el tema y en conjunto con la empresa NaniMyP, lograron desarrollar un sensor óptico que, con base en nanotecnología (una rama de la tecnología dedicada a diseñar al nivel de átomos o moléculas) permite un mejoramiento sustancioso en la calidad del proceso de fabricación de la cerveza.

Este sensor usa un tejido hecho con nanofibras, y que fue fabricado con electrospinning como zona de reconocimiento, que es capaz de determinar con mayor facilidad la presencia de la triptamina, una amina biógena que específicamente en la cerveza garantiza su calidad.

La gran diferencia

Con tanto avance tecnológico, no es raro que existan muchos métodos para saber si una cerveza es de buena calidad o no, pero este sensor es mucho más barato, certero y de uso amigable, pues no requieres de un científico o de alguien especializado para utilizarlo.

Los métodos actuales para detectar la presencia de tripamina se basan en la separación, lo que, debido a su robustez y su análisis preciso, los convierte en procesos caros y lentos, a diferencia de este nuevo sensor.

Jorge Fernández Sánchez, investigador del departamento de Química Analítica y líder de este proyecto, afirma que la putrescina, la espemina y la espermidina son compuestos naturales de la cerveza, pues existen en la malta, por lo que este método para mejorar su calidad es importante debido a su velocidad.

 

¿En qué se basa el sensor?

La UGR logró basar este sensor en de los materiales fabricados por la empresa NanoMyP para retener compuestos aminados y una propiedad de la triptamina, su luminiscencia.

Cuando este material entra en contacto con la cerveza, las aminas se adhieren al material con lo que se puede medir la luminiscencia y así determinar cuánta triptamina existe en ese líquido en función de la luz que emite.

 

A chupar y a /$·&/(= que el mundo se va a acabar

Aún no existe información acerca de la patente de este invento o de cuándo se comercializará. Mucho menos de cuándo llegará a América. Pero esperamos que sea pronto, pues es un tema que aunque no parezca, es delicado.

Además, este proyecto le abrirá las puertas ante el mundo a la nanotecnología que cada vez da más de qué hablar.

Para muchos, este descubrimiento no tiene relevancia, para la comunidad científica seguro sí, pero si lo piensas bien, es un tema que nos compete a todos, porque estamos seguros que tomas cerveza por lo menos una vez al mes.

No estamos diciendo que las guarapetas que te pones hoy no son de calidad, seguro tienes tus mañas, pero lo cierto es que a veces asistimos a fiestas o lugares donde se adultera el alcohol, que de entrada ya viene con mala calidad.

Imagínate tomar algo que no es de calidad y que, además de pagarlo, te causa estragos en la salud. En cambio, gracias a este sensor basado en nanotecnología, podrás tener la certeza de lo que le metes a tu cuerpo (al menos con la cerveza) y podrás ponerte las borracheras que quieras, al fin y al cabo este mundo es para divertirnos.

 

Eso sí, como dicen en los comerciales de TV: todo con medida y cuando tomes no manejes.

Acerca de 

Ándale, comparte...Tweet about this on TwitterShare on Facebook1Share on Google+0Share on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *