El iPhone 8 a la baja

Es septiembre de este año Apple lo volvió a hacer. Presentó sus nuevos equipos y el mundo ardió de emoción. El iPhone 8 y le iPhone X (se llama así en conmemoración del décimo aniversario del smartphone) salieron a la luz después de muchas especulaciones.

Las nuevas funciones, el nuevo diseño, el precio y hasta el nuevo sistema operativo de la manzana dieron mucho de qué hablar. Algunos amaron los nuevos productos, como cada año, muchos otros lo aborrecieron y lo criticaron.

Lo cierto es que Apple volvió a ser tema de conversación y de inmediato se dispararon las ventas, a pesar de que muchos dieron razones bien argumentadas para no comprarlo, pues es, según ellos, más de lo mismo.

No todo es miel sobre ojuelas

En Europa, específicamente en España, durante junio, julio y agosto, Apple presentó una ligera alza en sus productos, según cifras de Kantar Worldpanel Com Tech, números que se elevaron en septiembre con los nuevos productos.

Sin embargo, la gente de Apple esperaba números completamente distintos a los que arrojó el mercado con el iPhone 8 que han representado sólo la mitad de lo que obtuvo el iPhone 7 en los días posteriores a su lanzamiento.

Esto se debe, muy probablemente, a que la gente espera con ansias el nuevo iPhone X, pues aparentemente es mejor que el iPhone 8. Esto, aunque suena lógico, parece un error garrafal de Apple, pues gasto en producción, publicidad y posicionamiento de un teléfono que nació muerto, es más, fue asesinado por su hermano X.

Números a la baja

En días pasados, previos al lanzamiento del iPhone X, las acciones de Apple perdieron aproximadamente 1.5% debido a la baja demanda del iPhone 8. Aunque desde hace tiempo Apple ya no hace públicos sus informes financieros, algunos proveedores y operadores telefónicos han declarado números que revelan una baja en la venta del, hasta ahora, último modelo del iPhone.

Normalmente, cuando sale un nuevo iPhone, se vende como pan caliente, pero este año Apple decidió sacar dos productos al mismo tiempo para dos mercados diferentes. Olvidaron que sus consumidores se van siempre a lo grande. Si tomamos en cuenta que el iPhone X sale en noviembre, estos números bajarán aún más.

Además, según John Vinh, analista de KeyBanc, ante la falta de mejoras importantes entre el iPhone 7 y el iPhone 8, los consumidores que no comprarán el iPhone X siguen prefiriendo el 7, pues resulta más económico.

Fuentes que aún no se han podido comprobar, han revelado que los pedidos del iPhone 8 han bajado incluso al 50%, lo que hace pensar a muchos que el iPhone X será el producto central de Apple y la producción del 8 bajará a menos de seis meses de haber salido al mercado.

Sin duda, el iPhone X será el teléfono que todos quieran, sus números se dispararán en cuanto esté disponible, pero no sabemos si le alcanzará a Apple para recuperar todo lo que invirtió en el iPhone 8.

Bloomberg ha señalado que Apple necesita que las ventas de, por lo menos, el iPhone 8 se eleven y alcancen en la medida de lo posible las del X, pero si los usuarios no comprarán el 8 por falta de mejoras y prefieren esperarse a comprar el X, difícilmente un teléfono que sólo representa mayor tamaño y mejor cámara logrará llegar a los números del producto que conmemora los 10 años del iPhone.

Errores costosos

Históricamente, Apple ha cometido pocos errores y cuando lo ha hecho, los fans lo han perdonado y han seguido comprando sus productos, pues lo peor que ha hecho la empresa de la manzana es sacar algún producto del mercado o dejar de darle mantenimiento.

Pero hay que tener claro que este no es un error de Apple hacia sus usuarios, de hecho, mientras más oferta haya mejor, más bien, es un error de Apple hacia el propio Apple que no supo prever lo que ocurriría.

Sabiendo que tienen un mercado sumamente fiel que a ciegas confía en ellos, no debieron confiarse y pretender que les compraran todo lo que sacaran a la luz. Esto ocurrió antes porque sólo sacaban un teléfono, en la versión normal y la Plus, una tablet, una computadora y a veces un Apple TV, pero esta vez subestimaron a sus fans.

Con el paso de los años, la gente que tiene un iPhone dejó de ser la mejor posicionada económicamente y pasó a ser gente de clase media-alta que con esfuerzo y a veces hasta a meses se hace de un iPhone, lo que no les da la posibilidad de comprar dos teléfonos.

En masa, todos han preferido el iPhone X y Apple lo va a lamentar, pues sus finanzas se verán afectadas. En un par de años veremos si aprendieron de sus errores o si vuelven a subestimar a un mercado cada vez más exigente.

Acerca de 

Ándale, comparte...Tweet about this on TwitterShare on Facebook1Share on Google+0Share on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *