¡Tu iPhone puede clasificar tus fotos en ropa interior!

¿Te imaginas tener un teléfono tan inteligente que reconozca y clasifique tus fotos en ropa interior sin que tengas que ordenárselo? ¡Pues ya lo tienes y probablemente nos leas de él! Así es, tu iPhone podría llevar un año clasificando tus fotografías en ropa interior y tú ni en cuenta.

Resulta que desde el 2016 los iPhone incluyen un sistema de reconocimiento facial que logra detectar lugares, edificios y caras. Bueno, es esa misma herramienta la que también clasifica tus fotos, reconoce las que tienen poca ropa y las guarda en una carpeta especial.

Se ha armado todo un alboroto a raíz de este tema porque es un hecho 100% verificado que cualquier usuario puede probar, aunque también podría tratarse de una función útil a la hora de buscar fotos antiguas… no precisamente en calzones.

 

¿Cómo sucedió?

Esto salió a la luz en Twitter, luego de que la usuaria @ellieewbu describiera en un tweet cómo al escribir la palabra ‘brassiere’ en el buscador de sus fotos, el iPhone abrió una carpeta con el mismo nombre en donde aparecieron todas las fotos que ella tenía guardadas y en donde aparece con ropa interior.

En el tweet @ellieewbu alertó a las demás chicas sobre lo que acababa de descubrir y en cuestión de minutos el tweet se hizo viral:

De inmediato, otras usuarias hicieron la prueba y comenzaron a realizar la misma búsqueda obteniendo los mismos resultados. Comprobaron que su teléfono clasifica, etiquete y almacena en un lugar especial sus fotos con poca ropa.

Esto llevó a todos a realizarse la misma pregunta: ¿Cómo le hace Apple para identificar una foto con poca ropa y para qué quiere hacerlo?

La respuesta es muy sencilla, como lo mencionamos antes, el año pasado Apple implementó en su sistema operativo una función especial para buscar imágenes específicas dentro de las fotos guardadas en el famoso carrete, todo esto, a través de la tecnología de reconocimiento facial.

Esta herramienta es la encargada de etiquetar las fotos en brassiere y además reconoce otras palabras similares como ‘bra’, ‘bandeau’, sujetador y sostén, por aquello de los idiomas.

Pero ojo, esta función es únicamente a nivel local, por lo que el reconocimiento y el etiquetado sólo suceden de manera interna en el iPhone, esto no quiere decir que se subirán a la nube mediante esa etiqueta o que los rusos y el FBI sabrán que tienes fotos en paños menores… bueno, eso sí lo pueden saber, pero no necesariamente por este problema, tienen sus propios métodos.

 

 

¿Cuál es el verdadero problema?

Luego de que se dio a conocer esta noticia, de inmediato se encendieron las alarmas puritanas y conspiradoras. No faltó quien pensara que se trata de una violación a la privacidad, a los derechos humanos y a los 10 mandamientos.

Hubo quienes reaccionaron más tranquilos, sensatos y objetivos y simplemente dimensionaron las cosas en su justa proporción.

Lo cierto es que muchos se cuestionaron la necesidad de Apple por recolectar imágenes de sus usuarios en ropa interior, a pesar de que sólo se almacenen de manera interna.

Pero el problema fue más allá de las fotografías, esas que todos hemos tenido almacenadas alguna vez, el problema real es a la hora de sincronizarlas y subirlas a nube donde cualquiera puede hacer uso de ellas, por mucha seguridad que tengamos en nuestra cuenta.

Apple afirma que quienes utilicen iCloud, deberán activar la verificación en dos pasos para evitar que se suban y que en caso de hackeo no sean liberadas. Sin duda, es una opción segura, pero innecesaria, pues nadie pidió a los de Cupertino que etiquetaran sus fotos en ropa interior.

 

Además, siempre estará la duda de si Apple etiqueta la ropa interior o los senos de las mujeres, los calzones o el trasero de los hombres. Como ya dijimos, no es el fin del mundo ni desencadenará en un ciberataque a tu cuenta de nómina, pero si creemos que es una función irrelevante.

Y aunque a muchos fans de Apple les duela, este hecho ha marcado a la empresa de la manzana con unos ligeros trazos de sexismo porque estamos en la era en la que el uso de las tecnologías debe hacerse para erradicar ese tipo de problema o, por lo menos, para no reproducirlos.

Haz la prueba, en tus fotos del iPhone hay un pequeño buscador en la parte de arriba, busca algunas palabras y verás cómo el teléfono ha clasificado hasta las fotos de tu mascota.

 

Si tienes una que otra nude por ahí, no te preocupes, no serás el primero ni el último, sólo asegúrate de no subirla a la red, de no compartirla con nadie y de mantener tu privacidad fuera del alcance del mundo moderno que, a veces, puede llegar a ser más cruel que la vida misma.

Acerca de 

Ándale, comparte...Tweet about this on TwitterShare on Facebook1Share on Google+0Share on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *