La moda de los cargadores universales inalámbricos

El cargador inalámbrico universal es una plataforma capaz de cargar cualquier tipo de dispositivo móvil sin distinción de marca y sin utilizar cables, enchufes ni tomas eléctricas tradicionales.

Según expertos, este nuevo cargador inalámbrico universal ha revolucionado la historia que lo precede, pues ha resuelto situaciones verdaderamente problemáticas para los usuarios.

El primero fue creado en un laboratorio de la Universidad de San Diego y luego de un largo proceso de negociación de patentes con empresas interesadas en fabricarlo a escala internacional, salió al mercado hace algunos años.

 

Un poco de historia

La idea de la carga inalámbrica no es nueva. Transmitir corriente eléctrica de un punto a otro sin utilizar cables fue propuesto a principios del siglo XX por el científico europeo Nicolás Tesla (1856-1948).

En ese momento la experiencia indicaba que no era posible hacerlo por falta de desarrollo técnico compatible que permitiera convertir esa propuesta en realidad. Pasaron varios años desde que Tesla hiciera esta audaz proposición hasta que los aparatos de carga inalámbrica entraran al mercado a principios de los 90 con los cepillos dentales eléctricos Oral B. En un primer momento la novedad llamó la atención del usuario, pero luego fueron quedando relegados en cuanto a ventas y popularidad.

En 2009, se establecieron los estándares para la transmisión inalámbrica de energía. A partir de ese momento las grandes marcas incorporaron el sistema de carga inalámbrica a las características de algunos de sus productos, sin embargo, la impresión que dejaron fue más bien negativa.

Los motivos principales eran el elevado costo del equipo, la baja fiabilidad de la carga efectuada y las limitaciones por marca que reducían el atractivo comercial del cargador.

 

¿Cómo funcionan los cargadores inalámbricos?

Los cargadores de este tipo utilizan bocinas magnéticas. Para transferir una carga eléctrica de una terminal a otro se necesita primero cargar el transmisor (dock) al máximo de su capacidad de almacenamiento. Cuando el dock está listo se procede a enviar la carga a un receptor, luego de haberla convertido en energía electromagnética.

El receptor capta la energía electromagnética y la vuelve a convertir en electricidad, que se almacena correctamente en la pila o se utiliza al instante. En la inducción magnética, el receptor tiene una bobina que capta la energía electromagnética, en este método hay que mantener cercanos los dos dispositivos. En la resonancia, el dispositivo transmisor actúa sobre el receptor sin necesidad de que este último tenga bobina, aquí se coloca el receptor sobre el cargador.

Para comprender mejor esto, veamos que los fabricantes lanzaban dispositivos con diferentes estándares de frecuencia. Por ejemplo, las frecuencias estándares utilizadas en el mercado son tres: Qi, Power Matt Alliance y Rezene.

Las frecuencias de Qi y Power Matters Alliance son muy similares (cercanas a los 200 kHZ), mientras que Rezene opera a 6,78 MH.  Dando más detalle sobre cómo operan estos sistemas nos encontramos con los siguientes datos:

 

– Qi es el estándar de carga más popular de los tres sistemas. Lo utilizan teléfonos como el Motorola Moto360, Note 3 y LG G3. La carga es por inducción o por resonancia magnética entre el cargador y el aparato, cuidando que la distancia no supere los 4 cm.

– Rezence utiliza la resonancia magnética para cargar varios dispositivos al mismo tiempo, pero dentro de la frecuencia de 6,78 MHz. La velocidad de transmisión es bastante lenta, ya que se debe repartir la energía a varios receptores.

– Power Matters Alliance es un producto creado por empresas coreanas. En este caso se utiliza la inducción magnética para lograr alimentar la batería del dispositivo.

 

Esto significa que si tienes un aparato que funciona en la frecuencia Qi no podrás cargarlo en la frecuencia que cubre Power Matters Alliance. Si tu aparato se carga por inducción solamente no podrá cargarse por contacto directo y así sucesivamente.

 

Pros y Contras

Lo mejor de esta tecnología es que los cargadores inalámbricos al ser piezas sólidamente selladas sufren mucho menos el uso y el paso del tiempo que sus colegas tradicionales. Lo negativo: la creación de campos electromagnéticos que pueden ser potencialmente nocivos para la salud en un ambiente no controlado o con uso excesivo.

 

La novedad

El salto dado por el equipo que creó el primer cargador inalámbrico es que éste puede cargar dos aparatos de diferentes frecuencias al mismo tiempo y dentro de un tiempo razonable. Eso quiere decir que, si tienes dos aparatos que trabajen uno en la frecuencia que cubre Qi y el otro en la frecuencia de Rezene, podrán cargarse juntos y sin problemas. Un hallazgo más es que el cargador parece haber aventajado en carga efectiva a todos sus antecesores, algo que era muy esperado por quienes ya poseen los modelos anteriores. ¿Cómo lograron esto? Incluyendo varias bocinas electromagnéticas de frecuencias distintas. De este modo se pueden producir los dos tipos de transmisión de energía.

 

La actualidad

Han pasado algunos años desde la salida al mercado de estos dispositivos, ahora existen muchos modelos y muchas marcas.

Elegir, recomendar o hablar bien de uno solo es absurdo, pues la variedad es tan extensa que en la actualidad prácticamente todos funcionan, aunque obviamente te rendirá más uno comprado en una tienda de prestigio.

 

La decisión es tuya, busca la mejor opción para tus necesidades y nunca más te quedes sin pila.

Acerca de 

Ándale, comparte...Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *