Singularidad tecnológica: ¿máquinas vs humanos?

Actualizado 5 de septiembre de 2017

Al parecer, el tema de la inteligencia artificial, aunado a la eterna guerra entre las máquinas y los seres humanos es un tema que apasiona a muchos y que causa polémica siempre que se pone sobre la mesa.

En Terabitio notamos el interés particular de nuestros usuarios, por lo que decidimos actualizar esta publicación que hicimos hace tiempo. Hoy hablaremos de la “singularidad tecnológica”.

Se trata de un término que se utiliza para nombrar al hipotético caso en el que el desarrollo de la inteligencia artificial será tan avanzado que ningún ser humano podrá comprenderla. Es decir, cuando las máquinas dominen el mundo.

La hipótesis dicta que este cambio causaría una ruptura en la historia tal y como la conocemos, un cambio profundo que haría imposible la predicción sobre los cambios futuros.

Y esto no es sólo una idea de los autores de ciencia ficción, pues muchos científicos e investigadores la respaldan.

 

El concepto

El matemático John Von Neumann fue el primero en utilizar el concepto de singularidad tecnológica en este sentido, mientras que la popularización del concepto se debe al escritor de ciencia ficción Vernor Vinge, quien plantea la aparición de esta inteligencia basada en 4 vías:

 

#1 Surgimiento de grandes redes computacionales que funcionen como redes neuronales de un gran cerebro rector supra inteligente.

#2 Interacción tan estrecha entre seres humanos y ordenadores de modo que los primeros podrían llegar a tener capacidades computacionales elevadas.

#3 Manipulación genética tan avanzada que se podría hacer seres humanos con capacidades cualitativamente superiores.

 

El futuro no es tan lejano

Aunque este tema de una inteligencia sobrehumana puede parecer propia de un futuro muy lejano, en realidad es todo lo contrario. El famoso científico futurista Ray Kurzweil considera que la singularidad tecnológica puede tener lugar alrededor del año 2045; además, su pronóstico está muy de acuerdo con los demás expertos, que calculan que esto tendrá lugar en la década de 2040.

 

La Ley de Moore

La ley de Moore dice que cada año y medio se duplica la potencia de las computadoras y su costo se reduce. Esta ley se ha venido cumpliendo por más de 50 años y, si sigue haciéndolo, entonces algún día superará a la capacidad mental humana. Es por eso que muchos científicos y expertos del tema se han preocupado sobre este acontecimiento.

Además de la potencia computacional necesaria para emular un cerebro humano, se necesita de una inteligencia artificial que controle ese ordenador. En la actualidad se está haciendo un desarrollo muy importante en este campo.

De hecho, algunos expertos señalan que las máquinas primero tendrán consciencia antes de ser tan poderosas como el cerebro humano.

 

Pruebas, pruebas everywhere

Estos expertos indican que la consciencia con niveles computaciones bajos serviría para ver cómo reacciona una máquina ante su capacidad de conocer su existencia., mientras que otros señalan que, en efecto, existirá una nueva raza de “humanos”, pero que estos no serán máquinas exclusivamente.

Las pruebas actuales, que se llevan a cabo mediante proyectos como Blue Brain Proyect o el Human Brain Proyect, respaldados por IBM, pretender comprender e interpretar el cerebro humano.

Sin embargo, otros expertos como Ray Kurzweil, ingeniero de Google, señalan que la posibilidad de igualar la inteligencia de una computadora con la del cerebro humano llegará en el 2029.

La singularidad tecnológica traería una revolución sin precedentes a la sociedad como la conocemos en la actualidad. Estos cambios serán tan profundos que toda la sociedad, la economía, la política, la manera de comprender la realidad y hasta nuestros propios cuerpos se modificarán.

Estas máquinas pensantes no tendrían las mismas necesidades y debilidades que nosotros, por lo que podrían crear nuevas cosas sin nuestras complicaciones. Si esto sucediera, entonces la humanidad entraría en una época dorada de producción en la que los robots harían todos los trabajos humanos.

Las personas se dedicarían a disfrutar la vida mientras que las máquinas realizan las tareas para las que fueron programadas. Sin embargo, puede que estas máquinas no estén muy contentas cumpliendo nuestros caprichos sin que ellos puedan disfrutar.

Se han derramado ríos de tinta para plantear los posibles escenarios catastróficos sobre este acontecimiento que en la mayoría de los casos proyectan la peor situación.

También se han desarrollado cientos de películas muy famosas al respecto sobre qué pasará cuando los robots sean conscientes de sí mismos. Pero, ¿esas situaciones están basadas en posibles hechos o son meras especulaciones sin base?

 

Isaac Asimov

Los científicos también han pensado en esos escenarios catastróficos, por lo que han desarrollado leyes de robótica para proteger a la humanidad. Las más famosas de ellas son “Las Tres leyes de la robótica” de Isaac Asimov”:

 

#1 Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño.

#2 Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto si estas órdenes entran en conflicto con la primera ley.

#3 Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no entre en conflicto con la primera o la segunda ley.

 

Estas leyes se implementarían en el código de cada robot para garantizar que la humanidad estará protegida. Sin duda, además de las leyes escritas en el código del robot, se deberá de crear leyes humanas sobre el trato con estas “Nuevas personas”.

Estos nuevos estatutos aclararían la capacidad de las máquinas para introducirse en aspectos políticos, económicos, sociales, etc. Incluso habría un gran debate sobre si estos robots deben o no ser tratados como esclavos.

 

Pase lo que pase, de llegar, la singularidad tecnológica marcará un antes y un después en la historia humana, pues lo que vivimos actualmente podría ser el inicio de una vida bastante “singular”.

Acerca de 

Ándale, comparte...Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *